sábado, 29 de diciembre de 2012

Brave

Las malas acciones que cometemos casi nunca quedan inmunes, sobre todo porque después de cada una de ellas aparece la sombra de la culpa. Aunque la culpa también tiene sus ventajas, porque se pueden convertir en una magnífica manera de no afrontar el presente o tal vez de ganarse la compasión de quienes te rodean.


 

Aún así, no es un sentimiento agradable por eso,cuando alguien nos pide algo, que no queremos hacer, dudamos antes de negarlo porque tememos a experimentar ese horrible sentimiento, esa nueva sensación terrible de la que no tenemos experiencia alguna y cuando nos liberamos de ello, nos permitirá lograr y volver a ser quién realmente éramos.