lunes, 31 de diciembre de 2012

One more,2013


Va llegando el final de un año más, tan simple como los demás. Pero siempre hay algo diferente en cada año como son las nuevas amistades, las nuevas oportunidades, las nuevas expectativas, los nuevos sentimientos, nuevos encuentros, nuevas aficiones, nuevos sueños por cumplir e infinitas cosas que hacen que cada año se vuelva mejorable. Y lo más importante de todo, lo que resume un año son los cambios.

Hay innumerables momentos en nuestras vidas y la suma de cada momento hace algo verdaderamente significante.
Al empezar cada año nuevo siempre se siente una extraña esperanza, que se te incrusta dentro, una gran sensación casi mágica y llena de ilusión que es el 31 de Diciembre a las 23:59.

Sin embargo, cuando pasa ya ese día, los respectivos días del año son completamente iguales y ya te das cuenta que la vida no te va a cambiar en un minuto,que unas pocas uvas del Lild, Mercado o Supersol, unas ropas elegantes e increíbles y unas campanadas no te va a hacer que de repente todo aquello que deseas aparezca delante de ti, tendrás que luchar e ir a por ello para lograrlo.



Es raro, pero da igual todos los fines de año que pasemos. Cada año nos sentaremos delante del televisor, nos felicitaremos por el año nuevo; nos daremos besos, abrazados, sonriéremos y habrá esa misma sensación año tras año, la gente suele estar motivados por la Navidad, Año nuevo y los Reyes. Pero, todo es exactamente lo mismo, no hay diferencia un año tras otro.
Y  también, esas motiviaciones de cada una de las personas hacen que cada año intenten empezar un nuevo año con una nueva ilusión o al menos intentarlo.

Por un lado, en esos 365 días nada ni nadie nos detendrá, que tendremos todas las oportunidades, que no perderemos a nadie, que seremos todo aquello que queramos llegar a ser.

 

En cada año habrá tantos momentos malos como buenos y habrá gente que saldrá de nuestra vida quizás para siempre, habrá estrés, discusiones, noches de no pegar ojo, lágrimas amargas, días grises sin motivo, envidia, celos, desilusiones, malestares y miles de cosas.Porque en un año pueden pasar infinitas cosas y a parte también sin las cosas amargas, no puede haber cosas dulces, van juntas.

 
Por otro lado, sabemos que el 31 de diciembre del 2012 a las 23:59 todos estos malos momentos habrán sido borrados por completo, que nos quedaremos con lo mejor, y con todas las lecciones aprendidas por el camino, con toda la fuerza y toda la ilusión para empezar de nuevo otro año.

Quién sabe la suerte que nos deparará esta vez la vida, las cartas que nos repartirá esta vez, la forma en la que las jugaremos. Algunas veces ganaremos, otras veces perderemos, pero siempre nos quedará la ilusión de que después de todo esto llegará algo grande, algo que mueva montañas, que se eleve más alto que las nubes, algo que nos haga ver que todo este tiempo de lucha ha valido la pena.



Que ridículo suena todo esto, pero que bonito. Y no hay nada mejor que sentirnos grandes, aunque sea sólo por unos instantes. Sentir que somos capaces de afrontar todo lo que pase en nuestra vida, sin dejar de ser quienes somos, sin dejar de creer que este año, será nuestro año, y que nadie nos impedirá conseguirlo.