viernes, 18 de octubre de 2013

Lo de siempre

Un mundo. Un planeta. Un continente. Un país. Una ciudad. Un pueblo. Cualquier persona vive pensando en lo que hace y piensa sin querer hacerlo, mientras que lo único que les interesa es querer hacer lo que realmente prefiera. Todos, absolutamente, todos somos esclavos del pensamiento.
Simplemente, siempre seremos los seres de los mil pensamientos, en cada instante, en cada momento y en cada situación que nos encontremos.